ERAKUSKETA - EXPOSICIÓN

“Huella de luz" Juan Quiñones Grimaldi (2011/08/01-15)

El caro amor de los camaradas está hecho de celos mutuos y odio" (cita de Norman O. Brown en "El cuerpo del amor"

El viaje de Juan Quiñones por la fotografía es un viaje suyo, circular. Como siempre, en estos casos, cabe citar referencias, deudas y admiraciones que el autor aceptará o no, pero a las que pone su nombre con maestría particular. Entre las estéticas: la fotografía alemana de entreguerras (Walde Hut, Horst P. Horst...). Entre las emocionales, ambientes cubanos con recuerdos de Walker Evans barnizados (si!) por Helmut Newton, o "ensuciando" la belleza a la manera de Richard Avedon (sudorosa pareja de baile).

Juan desvela la melancolía de un paisaje imaginado, ya sea mediante arquitecturas materiales (columnas del balneario; calles neoyorquinas; palacetes en decadencia; casas cubanas tan vivas como arruinadas...), ya sea mediante arquitecturas humanas: esa joven de espaldas en la playa; Rossy de Palma en su gloriosa quintaesencia; el perfil de la joven triste con fondo de Andrew Wyet; esas mujeres playeras de grasas escultóricas y aceitadas; niños como ángeles inciertos mirando hacia no sabemos donde...

Me gusta el esquivo desasosiego de busto clásico en el hombre fumando bajo la luz cinematográfica. O el magnífico grupo de cinco jóvenes empleados practicando una ensimismada y enigmática danza. Me fascina la pareja desnuda acostada, a la vez unida y a la vez aislada de nuevo bajo la luz de los cincuenta (parece sacada de la desaparecida revista El Europeo).
Y acabo con otra cita –políticamente incorrecta– palabras de Caliclés en el Gorgias de Platón: "La civilización es una perpetua conjura de los débiles para yugular la salud de los fuertes, interrumpida de tanto en tanto por una revuelta de estos últimos, tan deslumbrante como pasajera". Jose Luis Diaz de la Torre

 


 

 



 

 

Modotti tailerra
Kale Nagusia, 24
20280 Hondarribia
modotti@modottitailerra.com